Cirugía Laser

En medicina humana, la cirugía láser es reconocida, comprendida y utilizada en diversos campos. En medicina veterinaria, a pesar de que es restringido a los grandes hospitales y universidades, ya se conoce la versatilidad y sus múltiples beneficios, posicionándola como una herramienta tecnológica que sale de la pantalla cinematográfica y entra en la realidad, para ser utilizada en nuestras mascotas.
Siempre con el afán de entregar las mejores opciones, ponemos a disposición de colegas y propietarios la unidad de cirugía láser, un adelanto tecnológico que ya es una realidad en nuestro país.
LASER (Ligth Amplification by Stimulated Emission of Radiation)

¿Por que usar el láser en nuestras mascotas?

La tecnología láser no es algo del futuro, esto se remonta a los años 60, y tiene múltiples beneficios y utilidades, logrando curar problemas que no han podido ser resueltos de manera eficiente con bisturí o incluso electrocirugía.
La medicina láser se resume en una sumatoria de beneficios para nuestros pacientes y clientes. Emocionalmente el dueño de una mascota sometida a un procedimiento láser es beneficiado gracias a la rápida recuperación sin un trauma en su mascota con la mejor tecnología existente a nivel mundial que acorta la recuperación, y con frecuencia reduce la duración de los días de hospitalización para sus seres queridos, eliminando los ya conocidos aspectos negativos del estrés. Económicamente existe disminución del tiempo anestésico, días de hospital e insumos utilizados ya que tiene la capacidad de transformar cirugías en procedimientos ambulatorios.

Beneficios para nuestros pacientes
Reducción del dolor

Existe una considerable disminución del dolor. Esta reducción del dolor es resultado de la característica exclusiva del haz de luz del láser CO2 que al “cortar” los terminales nerviosos los sella al mismo tiempo, a diferencia del corte burdo que deja el bisturí, por lo que el paciente es probable que requiera menos anestesia durante la cirugía y disfrute de una facilitada recuperación sin dolor.

Reducción de la inflamación

Cada vez que se realiza una insición ya sea con bisturí, tijeras e incluso electrobisturí se desencadena el proceso inflamatorio. Esta inflamación es resultado de la interacción con el sistema circulatorio y linfático como respuesta a la agresión, la inflamación resulta ser necesaria para la cicatrización pero el exceso es sinónimo de dolor para nuestros pacientes. El láser logra disminuir la inflamación gracias a dos efectos. Cauterización y sellado de vasos linfáticos disminuyendo la inflamación postoperatoria y segundo al no existir un contacto físico con el tejido, no aplasta, no produce desgarros ni hematomas lo que conlleva a una recuperación más rápida y confortable.

Control de la infección

El láser puede llegar a tomar temperaturas sobre los 100 ºC esto hace que a medida que incide el tejido destruye bacterias, este punto es sumamente importante cuando se trabaja sobre tejidos contaminados ya que vaporiza el tejido desvitalizado hasta el tejido sano y destruye las bacterias existentes, el láser es tan eficaz en esta acción que disminuye sustancialmente el uso de antibióticos.

Mínimo sangrado quirúrgico

En el momento de incidir el tejido con un bisturí se cortan vasos sanguíneos los cuales sangraran durante e incluso postcirugía. Tradicionalmente el control del sangrado de estos vasos se realiza con pinzas hemostáticas, cauterización con electrocirugía o la compresión del tejido con gasas hasta detener el sangrado, siendo el sangrado de los pequeños vasos el más molesto en el campo quirúrgico. Estas maniobras no solo retardan la cirugía llevando a un mayor tiempo anestésico si no también existe mayor manipulación del tejido y mayor inflamación posterior. El láser CO2 sella los pequeños vasos sanguíneos disminuyendo o incluso eliminando cualquier otro método de hemostasia, acortando los tiempo quirúrgicos y evitando sangrados no deseados.

Disminución de hospitalización y tiempo de recuperación

Con la cirugía láser, existe menos trauma del tejido, menor edema postcirugía, tiempos anestésicos más cortos y menos molestias en el postquirúrgico, todos estos beneficios se suman y dan como resultado una recuperación más rápida y con menos días de hospitalización.

Mayor exactitud y precisión

Esto gracias a la mejor visión del campo al controlar puntos hemorrágicos, eliminación por foto evaporación del tejido dañado y con la precisión de una fracción de milímetro.

¿Cuáles son los usos del láser?

La medicina láser ayuda al diagnostico, terapia y tratamiento de múltiples patologías incluso siendo de primera elección para otras.
Debemos pensar que la cirugía láser no es un tipo de cirugía, si no una tecnología que permite realizar las mismas cirugías pero de forma rápida, limpia, de alta precisión y buscando mejorar las técnicas actuales para brindar mayor confort a nuestros pacientes y seguridad a nuestros clientes.
Existen casos puntuales donde el láser es irremplazable, pero su gran ductilidad hace que sea utilizable desde la terapia de una herida infectada o fotoevaporación de un papiloma, pasando por biopsias hasta amputaciones.

Ejemplos de algunas aplicaciones:
  • Síndrome braquiocefálico
  • Narinas
  • Gingivectomía
  • Papilomas
  • Épulis
  • Neoplasias orales, cutáneas, vesicales o glandulares
  • Ablación parcial o subtotal de lengua
  • Cirugía de laringe
  • Biopsias (cutáneas, subcutáneas y órganos)
  • Tratamiento de estomatitis felina
  • Entropión técnica simple y modificada con láser
  • Amputaciones (digitales, pabellón auricular, etc.)
  • Ablación o vaporización de masas palpebrales o cutáneas en general
  • Cirugía del 3º parpado u ojo de cereza
  • Distiquiasis
  • Cirugías de canal auricular
  • Tratamiento de heridas
  • Cirugías de pene
  • Oniquectomía
Anal